La carpa o la vida, el dilema de Enrique Gavilán

Viernes, 07 Diciembre 2018 17:50

 

 

  • El historiador español ofreció una conferencia sobre el teatro de calle, previo a la función de La gran familia
  • El teatro es un medio para explorar, recrear y explicar la calle, expresó

 

El historiador Enrique Gavilán, de la Universidad de Valladolid, España, habló de la naturaleza escénica de la calle, su dinámica y transformaciones durante una conferencia magistral en la Sala Carlos Chávez del Centro Cultural Universitario, llevada a cabo en el marco del montaje de La gran familia, en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón.

La carpa o la vida fue el título de la charla, en la que planteó que la calle no es propiamente un espacio físico o limitado por el que se pasa, ni tampoco un simple contenedor donde ocurren espectáculos. La mejor definición, dijo, es la que hacen los teólogos medievales para referirse a la idea misma de Dios, y que bien aplica a la calle: un círculo cuyo centro está en todas partes y su circunferencia enninguna.

En la calle, apuntó, lo mismo se puede disfrutar de una actuación de danza, un espectáculo de circo o una representación donde el público es a la vez espectador y actor. Todas ellas son transformaciones que se producen en el uso del espacio urbano en el que, por un lado, apareceun nuevo tipo de espectador que es ocasional,que no ha ido al teatro sino que se lo encuentra y que no tiene la mirada adiestrada para ofrecer una atención absoluta, y por otro lado, se trata de un lugar en el que también ocurre un cambio de las condiciones en las que se produce la mirada,ya que se ve mal y hay otros espectadores que estorban. Finalmente, todo esto ocurre en un espacio que no es neutro y que es la calle, que a su vez es un continuo suceder de acontecimientos de naturaleza teatral.

Para el autor de El hechizo de la Semana Santa: sobre el lado teatral de las procesiones de Valladolid, La carpa o la vida: el espacio del teatro de calle y Ruina y memoria, entre otros textos, el teatro es simulacro y a la vez la presencia de algo, y eso lo coloca en la frontera, en una posición privilegiada.

El profesor de Historia Medieval indicó que el teatro debe aspirar hacia lo posdramático performativo, “en el que se genera una alteración de la idea de realidad que permite subordinar lo real a lo posible y que rompe la relación habitual entre el imaginario y lo simbólico”.

También reflexionó sobre el espacio como un lugar asociado a la memoria y los recuerdos: "Esta memoria se ve afectada por dos rasgos. Uno de ellos es el giro espacial, que es un concepto que ya fue anunciado por Foucault en un artículo en el que señalaba cómo todo se ha desacralizado en nuestro mundo. Sin embargo, aún hay algo que no lo ha hecho, que es el espacio. El segundo rasgo tiene que ver con la intensidad con la que se vincula el espacio con lo ocurrido allí".

Enrique Gavilán se refirió además al teatro como un medio para explorar, recrear y explicar la calle, y se interrogó sobre la posibilidad de recrear espectáculos de sala en los espacios urbanos al aire libre, incluso llevándolos a lugares alejados de las ciudades.

A su participación se sumaron el director de la Compañía Nacional de Teatro, Enrique Singer, la actriz y dramaturga de teatro cabaret Ana Francis Mor, integrante de Las Reinas Chulas, y los hermanos Alberto y Claudio Lomnitz, autores de la obra musical La gran familia, que se presenta desde el 25 de octubre exitosamente y cuya última función es este domingo. Cada uno dio su punto de vista sobre lo que sucede en el teatro de calle, y aludieron a lo que representa y cómo involucra al espectador de una manera natural y lo cautiva.