Batallas íntimas contra la violencia hacia las mujeres

Viernes, 07 Diciembre 2018 17:55

 

 

  • La cineasta Lucía Gajá presentó su documental de testimonios sobre violencia de género en la UNAM
  • El filme muestra casos de India, Finlandia, España, México y Estados Unidos
  • Fue presentado en el marco de los 16 Días de Activismo por la No Violencia hacia las Mujeres

La violencia doméstica es brutal y la gran mayoría de las veces se calla, además de que es la raíz de muchas otras formas de violencia contra las mujeres a nivel familiar y social. Así lo retratan los cinco testimonios -de India, Finlandia, España, México y Estados Unidos- incluidos en Batallas íntimas, documental que su directora, Lucía Gajá, presentó en el Centro Cultural Universitario el pasado 5 de diciembre.

La película, estrenada en 2016, tiene más vigencia que nunca ante las escandalosas cifras de violencia doméstica presentadas hace unos días por la ONU. Según un nuevo estudio del organismo internacional, el hogar es el lugar más peligroso para las mujeres, ya que el 58% de los casi 87 mil feminicidios registrados en 2017 en todo el mundo fueron cometidos por la pareja sentimental o un familiar. Asia es el continente que lidera la lista de casos, seguido por África, América, Europa y Oceanía.

Lucía Gajá sostuvo una charla sobre el tema con los asistentes a la proyección, organizada en el marco de los 16 Días de Activismo por la No Violencia hacia las Mujeres, y como parte del Programa de Asuntos de la Mujer y de Igualdad entre Hombres y Mujeres de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

“Éste es un tema de la cotidianeidad, que está junto a nosotros todo el tiempo, pero no lo vemos; no le hacemos caso y creemos que no pasa (…) Haber filmado la película me ha dejado muchas cosas, pero lo más fuerte e interesante ha sido mostrarla y escuchar a la gente, escuchar a mujeres en la sala (de cine) o testimonios de hombres cuyas madres pasaron por eso o que ellos mismos reconocen su violencia”, detalló la directora, quien no busca condenar a nadie.

“Para mí era importante hacer una película que no fuera una sentencia hacia los hombres, hacia el matrimonio o la vida en pareja, sino más bien cuestionar una forma de relación que lleva mucho tiempo y que está permeada por el patriarcado y por los roles de género, y que han determinado lo que es amor y lo que no es amor”, aclaró Gajá.

Gracias a su investigación, Gajá también se ha convertido en una especie de consejera en el tema sobre a qué fundaciones acudir para recibir ayuda o qué hacer ante un caso de violencia doméstica. Ella, finalmente, ve esto como un compromiso personal y una satisfacción.

Y, concluye, que las claves para un cambio están en la educación desde la infancia, en dejar de normalizar la violencia y en cuestionar nuestras formas de amar.

“Hay que rebelarse ante muchas cosas que se nos han dicho sobre cómo debemos de ser y cómo tenemos que responder. (Como con) el mito aún tan vivo de: ‘si te cela te quiere’, vivimos bajo estereotipos muy fuertes que lo único que han hecho es condicionar la forma de amar. Es muy grave lo que pasa (…) y hay que pararlo, decir: ‘sabes qué, no me gustan estos memes que me mandan’ o ‘no me gusta cómo le hablas a las amigas’. Sólo la colectividad de la acción va a cambiar esto”.

Joven, universitaria, recuerda esta frase siempre: “El amor no debe doler”. Si algo duele en tu noviazgo o en la relación de pareja que elijas, algo no anda bien. Piénsalo. Aléjate.

Con esa frase concluye uno de los testimonios del documental, el cual requirió al menos 8 años de ardua investigación, de muchos viajes, múltiples entrevistas y cientos de horas de filmación, explicó la cineasta.