Concluye la primera temporada de Jueves de Cine en la Casa Buñuel. Revive los mejores momentos

Jueves, 02 Julio 2020 11:19

 

 

 

*La diseñadora de vestuario Mariestela Fernández fue la invitada de la décima segunda sesión
** Con esta sesión concluye la primera temporada de Jueves de Cine en Casa Buñuel 
*** Las charlas se pueden ver por el canal “Cultura en Directo.UNAM” en YouTube
 
 
El jueves el 25 de junio de 2020 se realizó la última sesión de la primera temporada  del ciclo de conversaciones sobre cine mexicano Jueves de Cine en Casa Buñuel, con la multipremiada diseñadora de vestuario Mariastela Fernández, que se transmitió en vivo por el canal de Cultura en directo.UNAM en  la plataforma de Youtube.  
 
Este ciclo es parte de la campaña #CulturaUNAMenCasa y es una colaboración entre  la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, la Filmoteca de la UNAM y la Cátedra Bergman en Cine y Teatro con el apoyo de Cultura en Directo. UNAM.
 
Para conducir la conversación se contó con la presencia de Bárbara Enríquez, diseñadora de producción,  quien cuenta con una carrera de más de 20 años en el medio cinematográfico, desempeñándose en las ramas del diseño de producción, dirección de arte y decoración de películas nacionales y extranjeras como: Crónicas (2003) del director ecuatoriano Sebastián Cordero, Resident Evil: Extinction (2006) de Rusell Mulcahy, Rudo y cursi (2007) de Carlos Cuarón  y Roma (2018) de Alfonso Cuarón, por la que obtuvo el Ariel. También ganó el Oso de Plata del Festival de Berlín por Mejor Aportación Artística para la película El premio (2010) de Paula Markovitch.
 
Durante la charla se expusieron las experiencias y colaboraciones que Mariestela Fernández ha cosechado a lo largo de su larga carrera, que comenzó como actriz. Incursionó en el Diseño de Vestuario y terminó sus estudios en Diseño, en Madrid, España, en 1984. Regresó a la Ciudad de México y trabajó en obras de teatro, campañas de comerciales para México, Estados Unidos, Europa y Japón.
 
Ha estado nominada en 14 ocasiones al Premios Ariel y ha ganado seis estatuillas en la categoría de Mejor Vestuario: en 1994 por Novia que te vea (1994), en 1999 por Un embrujo (1998), de Carlos Carrera; en el 2000 por La Ley de Herodes (1999), de Luis Estrada; en 2003 por El crimen del Padre Amaro (2002), de Carlos Carrera; en 2008 por la película Km. 31 (2006) de ‎Rigoberto Castañeda y en 2018 por La habitación (2016) dirigida por Carlos Carrera, Daniel Giménez Cacho, Carlos Bolado, Ernesto Contreras, Alfonso Pineda Ulloa, Alejandro Valle, Iván Ávila Dueñas, y Natalia Beristain..
 
Fue nominada al Premio Goya por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España por su diseño en la película Perdita Durango (1997), de Alex de la Iglesia. En 1996 ganó el Premio al Mejor Diseño de Vestuario en una obra de Teatro, concedido por la Asociación Mexicana de Críticos de Teatro, por su trabajo en María Estuardo y en el 2011 ganó el Premio Coral al Mejor Vestuario en el Festival de Cine de La Habana, por la película  El Infierno (2010). Desde 1999 es miembro activo de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas. En 2018 fue invitada para ser miembro de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood. Es miembro fundador y directora, desde 1990, de Baúl Cinematográfico, casa de renta de vestuario.
 
Sus inicios y su trabajo con los actores
 
La conversación dio inicio recapitulando los inicios de Mariestela. Comentó que en su paso por el teatro siempre tuvo un interés en la creación de personajes y cuando conoció a Fiona Alexander miraría la importancia del vestuario en el personaje, y cómo éste forma parte fundamental para su debida construcción; no sólo para contar, sino para crear la historia sobre la que se trabaja.
 
Posteriormente, Bárbara Enríquez citaría una frase del conversatorio anterior con Diana Bracho y Alejandro Pelayo, en la que Bracho mencionó un punto importante dentro de la labor de los actores: “Yo pienso que un actor debe permitir su fragilidad… la fragilidad en la actuación es básica para darle color a los personajes”. Apoyada en esta cita, la entrevistadora preguntó: ¿cómo aborda esa fragilidad con los actores? La respuesta de Fernández fue que se debe de llegar a un estado de neutralidad en donde el actor se despoja de uno mismo; aquí entra el vestuario, fungiendo como la segunda piel de un individuo que comienza a constituirse; por ello, la cercanía con los actores es fundamental para un buen desarrollo de la trama. El vestuario no se debe imponer, ya que el perfil psicológico del personaje tiene un gran peso para la definición de éste; los vestuarios liberan o restringen emociones.
 
Mariestela Fernández recomendó estudiar actuación a quenes se quieran dedicar al diseño de vestuario, para entender con mayor solidez el trabajo, para comprender que la mayor parte de lo que transmite el personaje parte de su vestuario. Agregó que en México existe una limitante importante: no hay lugares de formación profesional para vestuaristas.
 
Su trabajo con Luis Estrada y Carlos Carrera
 
Las colaboraciones más importantes y duraderas que ha tenido han sido con dos directores: Carlos Carrera y Luis Estrada. Enríquez le pedió diferenciar el trabajo con cada uno de ellos, debido a sus distintas naturalezas cinematográficas. Fernández explicó que Luis Estrada es un director que suele ser muy minucioso y dedicado con sus ideas, además de su claridad para exponerlas y producirlas; con él colaboró en proyectos como El infierno (2010) y La Ley de Herodes (1999).  Mientras que con Carlos Carrera trabajó con una atmósfera propositiva de colaboración entre el equipo artístico para formar ideas más sólidas y que se adecuaron al  objetivo de la película; con él particpó en rodajes como El crimen del Padre Amaro (2002) y La habitación (2016).
 
El trabajo con otras áreas  
 
En el transcurso de la plática Mariestela Fernández comentó sobre la conexión que hay entre el departamento de utilería, sonido y vestuario. Agregó que la conjunción entre vestuario y utilería se da en los detalles como anillos, collares, aretes, anteojos e incluso en el tipo de artefactos a los que el personaje tiene más afinidad;  estos mismos objetos dotan de autenticidad al personaje y aportan a la construcción del mismo. En cuanto al sonido, la diseñadora de vestuario señaló que el vestuario desempeña un papel crucial dentro del trabajo de los sonidistas, ya que ciertas telas o aditamentos corporales pueden causar conflictos y alterar la nitidez del sonido, un ejemplo de esto es el poliéster o las telas plastificadas que causan ruido con los movimientos del actor. El vestuario debe de cumplir con las características adecuadas para no obstaculizar el audio en del rodaje.
 
Uno de los grandes retos del diseño de vestuario es lograr contar la historia que se desea, así como resaltar prendas que podrían parecer comunes pero que dotan de todo un contexto al personaje. Nos aportan información para poder conocerlo mejor y, por esto, la diseñadora puntualizó su exhaustiva investigación e interpretación de lo que se necesita transmitir en el rodaje y cómo se va a lograr. El vestuario debe parecer real, agregar un contexto, una historia, una intención, un factor que hable: como suciedad, arrugas, manchas y desgaste.
 
Para concluir, Fernández comentó que el resultado final de una película es un conjunto de muchos detalles técnicos y artísticos que van dando forma a la idea que se plasma en el guion. La colaboración entre actores, director y diseñadores es importante debido a que este paso es definitivo para lograr consolidar el estilo visual del filme. Mencionó que una parte importante del trabajo es empatar con la idea del fotógrafo, ya que los colores o estampados pueden llegar a romper con la armonía visual que se busca y conflictuar a la cámara.
 
Con la conversación se pudo profundizar en un aspecto poco atendido, se evidenció la importancia del vestuario dentro de la producción fe cine y cómo un buen vestuario puede ser lo suficientemente sólido para sostener un argumento o una narrativa. Mariestela Fernández hizo patente que  no necesita más que un trozo de tela para construir y dotar de vida a un personaje.
 
Con esta sesión concluye la primera temporada de Jueves de Cine en Casa Buñuel
 
Esta iniciativa, que logró reunir a 14,924 espectadores durante 12 sesiones, es parte de la campaña #CulturaUNAMEnCasa y es una colaboración entre la AMACC, Cultura UNAM, la Filmoteca de la UNAM y la Cátedra Ingmar Bergman en Cine y Teatro. La segunda temporada está prevista para el primer jueves de agosto de 2020.
 
Cabe mencionar que las doce sesiones están disponibles en la página de Filmoteca UNAM.
 
Debido a que estamos trabajando desde casa, ponemos a su disposición los siguientes medios de comunicación: por parte de la Filmoteca el 55 15 01 74 30 de Doris Morales y su correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., así como el 55 40 88 35 21 de Jorge Martínez Micher y su correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Por parte de la AMACC, el 55 29 66 69 53 de Claudia del Castillo o 55 32 65 83 82 de Beto Cohen y el correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., y con Marcela Encinas al 55 40 41 68 64 y al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.